EL HOMBRE PRE-HISTORICO Y PRE-CIVILIZADO

“El manantial del pasado es muy profundo” (Thomas Mann)

En estos casi 2 siglos la ciencia ha profundizado los descubrimientos acerca del desarrollo humano de los últimos cien mil años en el antecesor del Homo Sapiens, como el Hombre de Neanderthal, separado por milenios del Hombre de Cromagnon y estos del Pitecantroppus.

Lo que podemos saber sobre la vida, muerte, ideas y creencias de estos seres, son simples conjeturas, todos estos antecedentes pueden ser estudiados por los antropólogos que se dedican en la actualidad a las tribus primitivas como también los originarios, pero podrían poner un poco de luz en la sexualidad de nuestros antecesores.

El hombre primitivo debía luchar con las crueldades y caprichos de la naturaleza en forma real y concreta y fantasías salpicadas de monstruos y enemigos de su propia especie, para alimentarse ellos y a sus crías.

Cuando aprendió a seguir a las manadas de herbívoros que vagaban por llanuras, empezó a domesticar a los animales para su uso y ahí preocuparse por el sexo reproductivo, quizá lejos de lo placentero, aunque en lo personal no creo, lo hacían para reproducirse y perpetuar la especie. Luego comenzó a prenderse de todas las fuerzas divinas, malignas y benignas que lo ayudasen a alimentarse y disminuir las hostilidades para vivir. Oh curiosidad, los ritos ya en aquel entonces existían y que aun hoy tienen vigencia, en los ritos de índole sexual, los Dioses básicamente tenían formas femeninas como la Diosa Grávida.

La mujer embarazada con su prominente abdomen, para estos hombres constituía algo sumamente misterioso, a lo cual era todo un ritual. En aquel entonces las funciones de la mujer eran envidiadas y temidas. La sangre menstrual, la desvirginización y el parto, eran fenómenos causados por demonios imaginados para el hombre primitivo; y hasta hoy en día algunos temen tener relaciones sexuales cuando la mujer está en la etapa menstrual. Antes, a partir de la sangre menstrual se hacían daños que todavía existen, como por ejemplo en la Magia Negra. El hombre de antes y el actual, acudían y acuden a la consulta, no medica, con alguien que lo separe de ese maleficio, y comienza el ritual como por ejemplo, evitar el coito durante la menstruación; en rituales judíos se purifican por el baño, los talismanes para luchar contra Lilit, el demonio; el velo de la novia también es un rito, como el secreto de la luna de miel, la roturas de vasos en las bodas judías, el sonar de las campanas en las bodas cristianas, que espantan a los demonios rapaces pero estúpidos al fin. Se podría sintetizar con “cuidado con el enojo de los demonios”.

En los capítulos VI a VIII del Libro de Tobías, de las Sagradas Escrituras, escritos en Arameo, entre el año 190 y 170 AC, narraba la historia de Sara, hija de Raquel, que se casó con 7 hombres, que morían en la noche de bodas, una especie aun existente , las llamadas Viudas Negras o en un chispeante lunfardo “Bombachas Asesinas”.

No hay duda que para el hombre pre histórico y pre civilizado también la religión y la sexualidad estaba entrelazada como las serpientes del báculo.

Notas Recientes
Archivos
Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now