AMANECER DE LA CIVILIZACION

April 14, 2015

 

Con el progreso de la agricultura, el periodo nómade del hombre empieza a cercarse gradualmente, cuando el hombre se asienta en el suelo, la panza de la mujer embarazada es menos importante que la fertilidad de la tierra, porque fecundar un útero o sea preñar, le cuesta menos esfuerzo al macho, pero si forzarse para extraer la vida de la tierra. Al aparecer los pueblos tuvieron que aprender normas para la guerra por un lado y para  la convivencia por otro. Las divinidades femeninas fueron reemplazadas por Dioses viriles y por sacerdotes varones.

Después de esto apareció la historia de la Abuela Tiamat, quien creó jóvenes dioses, ruidosos, molestos y desobedientes, e hizo, de acuerdo a la mitología, un plan para destruirlos; pero uno de sus nietos, Marduk El Fuerte, la descubrió y por suerte la venció y con los restos de su abuela muerta, como si se tratara de una ostra, con una mitad hizo el Cielo y con la otra mitad la Tierra.

Otras Diosas de la fertilidad fueron y son en la actualidad, Afrodita, Venus, Isis, Atenea, Cibeles, Vesta y otras que fueron desplazadas por Dioses varones. El falo (pene) fecundador, con el tiempo predominó sobre el útero grávido, si bien hablamos de la importancia de la fertilidad de los campos quedo vigente el culto de la fecundidad. El hombre en el amanecer de las civilizaciones, era ignorante de las ciencias y se supedito a la magia y a los poderes de los Dioses y Demonios y rigió la vida de ellos y aun en algunos lugares de nuestro mundo sigue vigente, no descartando excepciones en nuestro derredor. Los pensamientos mágicos lamentablemente nos suelen acompañar, por ejemplo el nacimiento del 1º hijo, por pedido de los dioses, era sacrificado como pagando un tributo a los mismos, tan es así que la 1º cría de los animales y los primeros frutos maduros de las cosechas se consideraban sagrados. Estos sacrificios fueron sustituidos por oro, plata o dinero y luego se pasó a la plegaria o rezo. Paradójico, del sacrificio a los Dioses pasamos al sacrificio de los Dioses.

Freud en su original trabajo lo sintetizo en Tótem y Tabú allá en 1913. La peligrosa carga Tabú fue trasmitida a los reyes, sacerdotes, niños recién nacidos, estados especiales como la menstruación, pubertad, y a los misterios de la enfermedad y de la muerte. Esa fue una claridad que Freud quiso poner entre una situación controvertida a lo expuesto anteriormente.

Pero volviendo al tema, Sócrates en su Grecia natal, año 469 AC, dijo “Los hombres hacen negocios los unos con los otros” con un enfoque meramente mercantilista, que aun hoy, aunque parezca mentira, existe, a veces dejando de lado toda ideología y creencia religiosa predomina el comercio.

Después de esto, Plutarco, año 46 – 120 DC, también hizo alusión a lo sexual, hablo de la prostitución sagrada y la auto castración de los que dedicaban y rendían culto a Cibeles, una divinidad femenina. Siguieron los rituales sexuales de sacrificio pero ya no de manera permanente, fueron llevados en forma manuela de acuerdo a los nacimientos y muertes de  los dioses que se acercaban con la llegada del otoño y permanecían enterrados en profundas cuevas para resucitar con la llegada de la primavera. Sin ir más lejos, hoy en día,  nuestra Argentina Norte y países andinos como Bolivia y Perú, a fines de Junio y principios de Julio, se le rinde tributo a la Pacha Mama, donde se hace un pozo y allí en un ritual, se le tiran alimentos a la tierra y se tapan para que aparezcan multiplicados en primavera y verano.

A medida que el hombre progreso, en cuanto a nivel cultural, intelectual, lentamente, como el uso del fuego, el invento de la rueda, como escribir en sus diferentes formas para dejar constancia de lo realizado y poder trasmitírselo a las otras generaciones o sea su historia. Se empezó a conectar el pasado, el presente y potencio el futuro, con el uso de la matemática, la astronomía que unió el cielo con la tierra, y aparecieron funcionarios, reyes, sacerdotes, arquitectos, constructores, artesanos, artistas y sirvieron a las necesidades colectivas.

Y en lo sexual y para poner punto final al Amanecer de las civilizaciones, el hombre desbordado sexualmente, empezó a disciplinar con reglas y normas, vinculadas con su familia y compañeros de la comunidad; es decir, Cupido, con sus impulsos sexuales intempestivos, se transformo en el Dios de Amor y de aquí la piedra fundacional de la familia, que aun hoy, a pesar de las variantes, en parejas, divorcios, casados, amigovios, novios, etc., etc., trata de mantenerse y de esta manera seguir cierta estructura familiar en la medida de lo posible.

 

Please reload

Notas Recientes

June 23, 2020

Please reload

Archivos
Please reload

Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square