MITOS Y TABUES EN LA SEXUALIDAD DE LAS EMBARAZADAS


En nuestra pobre cultura occidental lamentablemente nos cuesta concebir la vida sexual durante el embarazo, lamentablemente olvidamos que los embarazos son consecuencia de las relaciones sexuales y aun se cree que la mujer en cinta es un ser asexuado, que solamente debe dedicarse al cuidado de la gestación; y se es madre por su condición de sexual y sin temer a equivocarme, las mujeres que son felices sexualmente, antes, durante y después del embarazo tienen la posibilidad de ser excelentes madres, porque viven el sexo y lo conciben como una fuente de placer y disfrute. No olvidemos que los niños se gestan por la unión del hombre y la mujer, desechemos el mito de aquellas mentiras, que los niños nacían de un repollo o que los traía la cigüeña desde Paris, esto es un burdo intento de separar lo inseparable, el embarazo y el sexo. Esto es un resabio histórico, que durante siglos fue visto con malos ojos, las relaciones sexuales en las mujeres embarazadas, llegando a decir que producían efectos maléficos sobre el cuerpo y peor aún sobre el alma, poco menos que el cielo o el infierno. A lo largo de estos milenios se destinaron a atemorizar a la gente sobre esta cuestión de la vida sexual y hasta se llegó a hablar de que era abominable tal conducta, legado que aun hoy persiste y lamentablemente hay una mala información sobre estos maravillosos 9 meses.

Y siguiendo con una secuencia de mitos que existen y repercuten en forma errónea en el saber popular provocando fuertes inhibiciones en las relaciones sexuales durante la gestación; uno de los tantos es, que la lactancia impide que el cuerpo de la mujer recupere su forma; que la mujer que no tiene un parto vaginal es menos mujer; que los partos cuantos más dolorosos son, mejor; con respecto a las cesáreas, yo sé que hay uso y abuso, es lamentable, y este tema tendría que estar en la cabeza de los ginecólogos mal que les pese, pero no por eso debemos caer en el extremo mal intencionado diciendo que las cesáreas dañan a la sexualidad de las mujeres o que disminuyen lo femenino de las donnas; aunque si bien es cierto, en mi experiencia terapéutica, las cicatrices que dejaban las cesáreas de antes, son cuestionadas por la estética. Siguiendo con otros mitos… que el sexo daña al bebe y que el sexo es solo para los hombres; otra aberración distorsionada es que provocan malformaciones en el niño y que secaba la leche materna; que el autoerotismo provoca nacimientos prematuros, que provocan sangrados placentarios, que puede provocar abortos, que los líquidos seminales pueden envenenar al bebe, y por último que el pene a imagen y semejanza de un palo de mortero, golpea y daña la cabeza del bebe.

Todo esto que parece Quijotesco, subsiste, con esto no quiero hacer la apología del sexo en los embarazos, siempre con un buen criterio medico del cual no me desprendo; el sexo y el embarazo siempre tiene que estar supervisado por profesionales entendidos ya sean ginecólogos u obstetras. Posteriormente vamos a hablar de las contraindicaciones del sexo en el embarazo, que no son muchas.

Notas Recientes
Archivos
Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now