MATRIMONIO, SEXO Y RELIGION

July 15, 2015

 

La peor enfermedad para la salud psicosexual se encuentra en las religiones mas rígidas que instigan a la culpa, es una situación de la más destructiva para la mente humana, para cualquier época o etapa de la vida de las personas; empezando desde el nacimiento, la niñez, la pubertad, la juventud, la edad madura y hasta la vejez.

Los dirigentes de tales religiones a lo largo de estos últimos años, lamentablemente han tenido aparente éxito que estimula a los seguidores a pensar que el sexo es sucio y bestial; destacando que es un mal necesario y lo que es peor que ponen la palabra MAL con mayúsculas, esto viene desde la abominable época victoriana cuando se consideraba a las mujeres decentes, si no tenían placer en el acto sexual y que solo tenían que funcionar como meros objetos sexuales, como una obligación para con sus maridos. Desde aquel entonces hasta en la actualidad en algunos lugares del mundo estamos esperando algún tipo de modificación.

En algunas tribus Israelitas se permitían los matrimonios polígamos, donde las mujeres eran consideradas como objetos domésticos, no le daban importancia religiosa , sino que lo sostenían con parámetros legales, Como algunos hombres se quedaban sin compañía femenina a causa de la poligamia entonces se apelo a una distribución más efectiva y surgió la monogamia. Luego evolucionaron las leyes y siguió la modalidad Judaico-Cristiana que aun tiene vigencia en el matrimonio y así el sexo llego a tener una esfera más elevada que la simple legalidad., como es actualmente el matrimonio civil y el matrimonio religioso.

Esto a punto de partida de leyes antiguas que van evolucionando hacia nuestros días. No obstante, tanto en el matrimonio legal como el religioso la única actividad permitida era para la procreación, nada de sexo recreativo o placentero, porque era considerado prevención. Aun tiene vigencia.

Durante la menstruación las mujeres eran consideradas sucias e intocables durante todo el periodo y todo eso era porque era casi imposible la concepción y porque el hombre no podía desperdiciar el semen y recibir el Némesis de Dios o castigo por no intentar el aumento de población su tribu.

De esto tampoco escapo la homosexualidad ni la bestialidad o zoofilia, porque tenían que conservar el esperma como elemento precioso y en ese tiempo era más tolerable el lesbianismo u homosexualidad femenina, porque en esas relaciones no desperdiciaban semen y no contribuía como la homosexualidad masculina al detrimento del crecimiento de la tribu.

Antes del desarrollo de las ciencias se creyó que las mujeres eran hombres imperfectos, es algo que parece asombroso, el esperma era considerado como un con junto de hombres microscópicos desarrollado por hombres y donde las mujeres eran solo el terreno donde se podían desarrollar. Respecto a los espermas debilitados o deformados nacían mujeres, y de ahí la idea que la mujer es inferior al hombre. Cualquier pérdida de semen, ya sea en el coito en menstruación, en el coito interrumpido, extracción del pene antes de la eyaculación o la misma masturbación era considerada como una masacre de cientos de hombres en potencia, tan nocivo fue el relato bíblico del derrame del semen de Onán sobre la Tierra, Génesis 38:9, Onán recibió el mandato de Dios, de impregnar a la mujer de su hermano que se llamaba Tamar, Onán desobedece el mandato y el semen va a la tierra, porque ese hijo llevaría el nombre de su hermano Er y no de él; Dios al ver que Onán uso el coito interrumpido, se enojó y le quitó la vida. A punto de partida del pecado de Onán la masturbación  y el coito interrumpido se popularizaron como Onanismo y algunas enseñanzas religiosas aplican este concepto para controlar la natalidad.

En el siglo VXII se comparo el derramamiento de semen con la masturbación y de ahí fue considerada como un mal grave y la errónea interpretación de esta historia ha repercutido en la inestabilidad sexual del mundo occidental.

En las sociedades patriarcales siempre consideraron a las mujeres como inferiores por eso en el Antiguo Testamento, cuando una mujer paria un varón, era sucia por 40 días pero cuando paria una nena era sucia por el doble, 80 días, y esto es según el Levítico 12 del Antiguo Testamento.

En algunas parejas según el  Antiguo Testamento, la mujer era considerada como de segunda clase y como responsable de la seducción sexual y de ahí Adán cae bajo la tentación de Eva y la culpa cae en ella.

Lot y sus hijas caen en incesto y las responsables de esto son las mujeres, decían que sus hijas de daban vino a Lot y este estaba discapacitado para saber lo que hacía, de acuerdo a la narración bíblica, pero un hombre borracho, inhibe la erección y también la eyaculación.

Pero no todas las responsabilidades caen en el Antiguo Testamento, en cuanto a la evolución de la sexualidad y siglos antes de Cristo, los Griegos tan vigentes en aquella época como en la actualidad que soportan este condicionamiento económico y por la filosofía natural, consideraban que el sexo debía gozarse, mas aun a los célibes se los consideraba con pena y lastima. Esta filosofía era para Atenas, cuando fueron invadidos por los Espartanos, el sexo paso a ser todo lo contrario, no debía gozarse, no se entregarían a placeres ni lujos, prácticamente destruyo la cultura Griega que había enseñado el naturalismo.

Alejandro El Grande, 3 siglos antes de Cristo, abrió el intercambio cultural incorporando las filosofías espirituales de la India, Egipto y de la Mesopotamia, el deseo sexual fue considerado mal y debía eliminarse o auto rechazarse, el alma era salvada a través de los controles sexuales y el celibato fue glorificado. El sexo y la culpa eran sinónimos y luego llego la Cristiandad con el Nuevo Testamento pero con una fuerte influencia de lo anteriormente narrado. Lo llamativo es que Jesús Cristo nunca hablo de sexo pero todas las restricciones fueron asociadas con su nombre, que curioso no?

En nuestra querida América, diezmaron a nuestros originarios, no por el sexo tal vez sino por sus creencias; actualmente el Papa Francisco, Argentino, pidió perdón por esos crímenes y barbaries; con esto se  hizo hincapié en la necesidad del matrimonio, para evitar la fornicación y poniendo abstinencia sexual como el sumun de la vida.

San Agustín 354-430 DC, como otros teólogos, condenaban las canalizaciones sexuales fuera del matrimonio incluyendo especialmente a la masturbación, la zoofilia y la homosexualidad. La Iglesia Apostólica Romana, idealizo el celibato como el logro más grande de la humanidad, rechazando todos los placeres de la vida y a las mujeres glorificándolas a través de su virginidad y pureza, una sola entidad.

Para evitar los impulsos naturales del sexo se apelaba al pecado, era una manera de poder extorsionar a los hombres y mujeres con sus pulsiones naturales y biológicas, llevando a los jóvenes a esta ética rígida y ridícula, generando con estas reglas, tensiones emocionales y neurotizando a la gente.

La ceremonia del matrimonio de esta manera no sirve para solucionar los problemas, tanto es así que muchas mujeres con la creencia del “pecado” terminan siendo desafortunadas por la culpa, el dolor y frigidez hasta el final de sus días, influyendo a los hombres tanto con impotencia y eyaculación precoz.

Favorecerán al matrimonio cuando pregonen que el sexo el algo bueno y no malo. Hay mucho por hacer en contra de la rigidez religiosa, tanto aquí en nuestra América del Sur como en la Central y la del Norte.

Por suerte en la United Methodist, en Estados Unidos, contrataron a cientos de sexólogos y aun tiene vigencia, para ayudar a los jóvenes por lo menos por 2 años y que se está expandiendo y robusteciéndose en la actualidad.

 

Please reload

Notas Recientes

June 23, 2020

Please reload

Archivos
Please reload

Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square