Cannabis Medicinal

May 26, 2016

De acuerdo a la entrevista a Zulma Ortiz, Ministro de Salud de la Provincia, dice no haber ninguna evidencia científica de que el cannabis medicinal sea efectivo. Respeto y considero a mis colegas de Lamadrid sobre su opinión en cuanto a los beneficios del cannabis pero en lo personal tengo una posición eclética ya que  hay una tendencia en el mundo medico a cual pertenezco, que justifica casi todo, el alcohol por ejemplo y resalto algo significativo dicho por un famoso cardiólogo cirujano Dr. Favaloro quien recomendaba el consumo de vino y sin intención de ser duro de mi parte, esto no le impidió que se partiese el corazón de un tiro, Favaloro tenía un estado depresivo severo, quizá de índole reactivo por circunstancias que vivió en ese momento.

Muchos pacientes médicos, justifican el uso de la marihuana para sí mismos y me cuesta hacerlos entender que no es así.

Esto del aceite de cannabis por ahí puede ser desacertado pero encuentro un símil con la Crotoxina, que fue un “bum” durante muchos años y lo que llama la  atención es que a todo hay que llevarlo a la legalización, como si esta solucionaría todos los problemas, a mi me parece que hay que dejar esa puja por legalizar e ir por la experimentación y buscar verdaderas soluciones a los problemas humanos y así no empleamos los parlamentos nacionales, las legislaturas provinciales y los consejos deliberantes, siempre para solucionar los problemas intimos de las personas. Destaco en la nota esto, el resto de lo que la Ministro considera me parece sumamente importante.

 

Adjunto Nota

 

Edición Anterior: 15 de Mayo de 2016

EDICIÓN IMPRESA // LA CIUDAD

ENTREVISTA. Zulma Ortiz, ministra de Salud de la Provincia

"No hay ninguna evidencia científica de que la cannabis medicinal sea efectiva"

La ministra de Salud de la Provincia confirmó que se triplicarán las residencias de médicos generalistas en Olavarría. Zulma Ortiz dijo que no apoyará el impulso a la cannabis medicinal. En entrevista exclusiva con EL POPULAR habló de IOMA, de la pobreza en niños y adolescentes. Y confirmó que no habrá acelerador lineal para Oncología.

 

Silvana Melo

smelo@elpopular.com.ar

 



Tiene 51 años, tez mate y ojos claros. Zulma Ortiz es sanjuanina, reumatóloga y especialista en epidemiología. Fue asesora de Unicef y es la ministra de Salud de la provincia de Buenos Aires. Un territorio árido para las políticas públicas. Donde faltan agua potable y cloacas, los hospitales públicos son una ruina, hay diez millones de personas hacinadas en una pequeña superficie y la desigualdad arrecia. Desde Cambiemos, asegura que es posible la equidad y el alcance de la salud pública a sectores de extrema fragilidad. Dice que el 80 % de la mortalidad infantil se da en el 20% del territorio. Que enfermedades como el dengue tienen que ver con la globalización y el cambio climático, además de la pobreza. Que no hay evidencias de que la cannabis medicinal sea efectiva. Y por lo tanto ella no abrirá el debate. 

-Partiendo de la base de que le toca un lugar crítico en un momento crítico, ¿cómo encuentra la salud en lo público, donde se patentiza la vulnerabilidad de un sector importante de la población?

-Llegamos con la intención de mejorar la situación de salud con una mirada más racional de la que habitualmente viene cargada de subjetividades cuando se define a partir de cuestiones más políticas y no tanto basadas en evidencias. Hay una fuerte crisis de la salud pública, por una falta de inversión progresiva. La relación entre la inversión en salud dentro del presupuesto no alcanza a cubrir todas las necesidades que tiene el sistema, en la organización, equipamiento, infraestructura, recurso humano y avances de la tecnología. Es muy difícil mantener un equilibrio cuando la inversión no es eficiente en el sector público. La situación está agravada por el olvido y esa falta de inversión.

-Hay una mirada de Cambiemos como del regreso al neoliberalismo: la inclinación hacia lo gerencial y lo privado, disminuyendo lo público al mínimo. ¿Cómo se relaciona esa postura ideológica con la salud pública?

-Mirá, la figura de Vidal, como líder del proyecto de Cambiemos en la Provincia no sólo por su naturaleza humana, por su compromiso social y por su formación me ha dado la certeza de que vamos a poder trabajar con un principio garantista en derecho a la salud, universal con enfoque de equidad y de género. Todas las charlas que hemos tenido dejan claro que estos principios rectores se van a respetar siempre en las decisiones que tomemos. Confío plenamente en su proyecto de gobierno y me encuentro en total sintonía en lo que es mi perspectiva, mi ideología y mi formación. 

-La obra social gigantesca de la Provincia, el IOMA, sufre crisis cíclicas y hoy está atravesado por denuncias de mal manejo de fondos. ¿Cómo es hoy la realidad de la obra social y hasta dónde se pueden demostrar actos irregulares?

-El caso particular de la obra social más importante de la provincia se enmarca en las causales de la crisis sanitaria, que se debe entre otras cosas a la falta de articulación, de integración. Las particularidades de la obra social plantean desafíos distintos, pero estamos convencidos de que trabajando juntos y con los municipios y Nación vamos a poder salir de esta crisis. Un serio problema en la Argentina es la fragmentación de los distintos sistemas. A la situación del IOMA actual se le agrega la falta de integración con el sector público, en lo que hace a insumos, equipamiento, recurso humano.

-¿La idea es mirar para adelante o judicializar lo que se encuentre?

-La Gobernadora nos ha dicho que hay que ir para adelante pero frente a irregularidades iniciar todos los mecanismos administrativos para profundizar investigaciones y si hay evidencias, hacer denuncias. En el caso de IOMA ya se han hecho y en Salud hemos encontrado una serie de irregularidades que estamos investigando y que cuando tengamos la evidencia se hará la denuncia correspondiente.

-Este año en la Provincia ha habido un altísimo número de casos de dengue. Centenares de intoxicados y un niño muerto por diarrea a causa del agua contaminada en Berazategui. ¿Cuál es el plan para atacar frontalmente lo que son claramente enfermedades de la pobreza y muertes decididamente evitables?

-Todavía no está esclarecido que la causal de muerte de la nenita en Berazategui sea el agua. Está judicializada y en investigación. En relación con el dengue, la epidemia es superior a la del 2009. Estos desafíos de enfrentar estas enfermedades emergentes, están bastante vinculados con la globalización y el cambio climático, además de la pobreza y la exclusión social que vive gran parte de la población, sobre todo en el norte y también en Buenos Aires. Nuestro plan en estos cuatro años parte de la premisa de garantizar la salud y tratar de evitar muertes por causas prevenibles y muertes prematuras. A la vez de evitar la transmisión a través del mosquito del dengue, tenemos que enfrentar la muerte por trauma de la inseguridad vial, las enfermedades vasculares y las oncológicas. La Provincia no está ajena al desafío que es esto para el mundo. Tal vez algunos pueden considerar reduccionista haber fijado cinco objetivos ministeriales, pero todos están orientados a garantizar la vida, con una premisa que es mejorar y garantizar la cobertura universal de la salud materna infantil, salud mental y adicciones.

-Hay una realidad terrible entre la infancia y la adolescencia vulnerables, que mezcla el consumo temprano, los embarazos precoces, los partos prematuros, la sífilis en aumento. Es una realidad que se ve en Olavarría pero indudablemente es generalizada. ¿Hay una política determinada para incluir a un segmento social de extrema fragilidad?

-Son elementos trazadores del funcionamiento del sistema. La mortalidad materna, la mortalidad infantil, la sífilis congénita, los signos de transmisión vertical, que incluye VIH sida, son claramente indicadores de que, cuando están elevados denuncian fallas en el sistema de salud. Esto es una crisis sanitaria y se refleja en estos indicadores. Lo que estamos haciendo es tomar esos indicadores, priorizar las regiones, los territorios, y trabajar con una focalización para armonizar el sistema y relativizar las grietas actuales. Nosotros somos conscientes de que la mortalidad infantil se concentra en 29 municipios de los 135. Es decir el 80% de la mortalidad infantil está en el 20% de los municipios. El diagnóstico nos permite ir y trabajar en red con los servicios, los intendentes, para integrar los esfuerzos. La primera resolución que firmé aborda la problemática de la mortalidad materno infantil donde, como cada vida cuenta, lo que hacemos cada vez que ocurre una muerte materna en cualquier lugar es notificar antes de las 72 horas con un análisis de la causa raíz para poner en marcha un plan de acción de cuestiones que muchas veces son muy básicas como el acceso a la sangre segura o una ambulancia que funcione; en eso estamos.

-El intendente de General La Madrid, de Cambiemos, impulsa la producción de cannabis para uso medicinal en su ciudad. ¿Apoyaría usted al Intendente? ¿Estaría dispuesta a dar debate para una política institucional o para impulsar un encuadre legal?

-Sólo si los resultados de las investigaciones fueran contundentes y se tomaran todos los recaudos exigidos para considerarlos válidos y confiables. Si hay evidencias científicas que lo demostraran estaría lista para acompañar un proceso de debate social.

-¿Cree que no existen esas evidencias?

-No no, no es que no creo. No existen. Y como no hay evidencia suficiente, la producción de investigaciones y conocimiento es lo primero que tenemos que generar hoy. Es el mismo proceso que tiene que seguir cualquier tecnología sanitaria. En este tema particularmente se presta para confundir con el uso recreativo de la marihuana. Y para mí ese otro uso no entra siquiera en discusión. Pero en el uso médico es necesario realizar ensayos clínicos determinados, con estudios confiables.

-De todas maneras, no se trata de marihuana fumada y, según los especialistas, al tratarse en laboratorio no genera perjuicios respiratorios y neuronales…

-Es verdad que los principios químicos naturales, aislados en laboratorio y transformados en medicación, son menos adictivos y no generan daños neurológicos y pulmonares. Y esos son algunos de los artículos que facilitan que algunos países ya lo hayan considerado porque tienen una regulación distinta de la nuestra. Nosotros necesitamos más investigación para confirmarlo. Y que esa evidencia sea suficiente como para no estimular el uso recreativo de marihuana. Para no exponer a un daño. 

-El médico lamatritense Marcelo Morante dijo temer que sus pacientes deban relacionarse con el narcotráfico para acceder a una medicina para la epilepsia, por ejemplo.

-Sí, en esto es cada maestro con su librito. Son posiciones, acompañadas por experiencias de vida y por conocimientos. Desde el paradigma sobre el que yo estoy parada, que es mucho más racional, sin evidencias, no es conveniente arriesgarse a tomar decisiones, sobre todo cuando se trata de la población; cuando es un individuo, inclusive el propio individuo puede contribuir a tomar una decisión sin evidencia porque quiere arriesgarse. Cada día más estas decisiones de un paciente tienen una fuerza mayor. Hace 20 años casi era raro que se le preguntara a un paciente qué le parecía. Hoy es casi una condición. Pero a nivel poblacional hay que ser muy responsable y tener la evidencia suficiente para cualquier recomendación.

-¿Es verdad que cuando llegó al Ministerio se sintió superada y tuvo ganas de renunciar?

-No… y gracias por preguntarlo. Porque fue en ese momento cuando supe lo que es una operación de prensa. No entendía muy bien de dónde podía salir semejante noticia y cómo es que pasan esas cosas. Con el tiempo fui aprendiendo y ahora me causa gracia. Pero nunca me impactó en lo emocional, sino que me costó entenderlo.


Generalistas y acelerador

-La falta de médicos generalistas es un debate actual en Olavarría ¿Qué se puede hacer para cubrir este déficit?

-Efectivamente, la falta de médicos generalistas es un problema serio que no se circunscribe a Olavarría: lo es a nivel nacional y regional. Para el caso puntual de Olavarría hemos triplicado los cupos de residencias para médicos generalistas, que pasarán de 2 a 6 este año en el hospital Héctor Cura. No es que no haya profesionales o que las universidades no los estén formando. Hay una dificultad en su distribución geográfica y esto podría explicarse por las posibilidades reales de inserción laboral una vez finalizada la residencia, y un proyecto de desarrollo no estrictamente laboral sino también familiar. En ese sentido, estamos diseñando un plan llamado "Quiero ser residente", que justamente involucra a los municipios. Es un programa que busca sumar a la oferta de formación la oferta de inserción laboral. Implica motorizar una nueva política de recursos humanos que necesariamente requiere del compromiso, no sólo de la Provincia, sino también de los municipios, gremios y universidades. Se trata de sumar beneficios para motivar a los jóvenes profesionales a elegir especialidades y lugares de trabajo en función de las necesidades del sistema. Se prevé motivación económica, posible vivienda y garantizar el trabajo estable a futuro.

-Falta un acelerador lineal para Oncología. Lo prometió el ex gobernador Scioli y no lo cumplió. ¿Es posible que el hospital pueda contar con el dispositivo?

-En principio, es una situación que se analizará en el contexto de una política de regionalización y de construcción de redes de atención en toda la Provincia. Necesitamos optimizar los recursos en salud, garantizar acceso y cobertura, algo que no necesariamente implica que el servicio esté cerca. Los pacientes de Olavarría que necesitan atención por enfermedades oncológicas cuentan con servicios públicos provinciales a los que usualmente son derivados como los de Mar del Plata, Tandil o La Plata.

Please reload

Notas Recientes

June 23, 2020

Please reload

Archivos
Please reload

Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square