Impotencia sexual psíquica

July 16, 2016

 

 

La gran mayoría de las consultas sobre impotencia se manifiestan accidentalmente en los estados normales en algún momento de la vida o situaciones psicopatológicas del hombre. Este fenómeno se presenta ante cualquier representación, cualquier idea lleva a paralizar de pronto, por acción sugestiva el mecanismo reflejo del centro de la erección. La sangre deja de acumularse en los cuerpos cavernosos y la erección se interrumpe en los primeros momentos o no se produce prácticamente. Podríamos decir que un hombre enamorado y como consecuencia sumamente excitado, en los momentos previos al coito tiene fuertes erecciones pero en un instante lamentablemente es asaltado por la idea de no poder realizarlo o cualquier otro pensamiento que pueda interferir y así llega a paralizar y destruir la erección no pudiendo consumar el acto sexual.

Posteriormente este sentimiento o recuerdo de fracaso ya sea disgusto o vergüenza que acompaña esta frustración, sumado a los esfuerzos mentales de producir la erección lleva a activar las causas inhibitorias cerebro espinales desde lo neurológico, desapareciendo el apetito sexual y llevando automáticamente al fracaso de la erección. Cuanto mayor es el miedo al fracaso más es la impotencia psíquica. 

A veces puede suceder con determinada mujer, aunque por lo general sucede con todas y hay erecciones incompletas o insuficientes. En las terapias sexuales con un fuerte trabajo terapéutico de sugestión que puede abortar la impotencia psíquica se puede salir del problema.

El sentimiento de impotencia deprime poderosamente al hombre y la depresión aumenta la impotencia, por eso aplico en los tratamientos, fármacos apropiados para revertir este síntoma.

La pseudo-impotencia puede llevar a la eyaculación prematura y se manifiesta en hombres nerviosos y a veces influyen las masturbaciones inveteradas u obsesivas, estos hombres carecen de capacidad de excitar a la mujer y algunos creen salir del paso después del primer fracaso. En algunos casos las mujeres se ayudan con sus manos a provocar su orgasmo y este problema del hombre repercute en las mujeres llevándolas a la frustración con excitaciones reprimidas y este es el problema para poder solucionar la dificultad. Yo ayudo al hombre pero falta la otra parte que a veces rehúye a pesar de que el hombre ha comenzado el tratamiento para mejorar la relación.

Las mujeres callan este problema del hombre y con el tiempo lo perpetuán en vez de tratar de ayudarlo.

En algunos casos hay una impotencia psíquica retardada y la idea de fracaso es tan predominante que en la actualidad con el uso del Sildenafil las erecciones se mantienen pero no consiguen las sensaciones voluptuosas ni el orgasmo y si existiera la eyaculación sería sin placer y esto es también motivo de consulta.

La impotencia psíquica puede presentarse en el primer intento de coito o en forma paulatina. Pocos hombres ante la pregunta sobre la masturbación, la niegan y a fuerza de hacerles saber que es normal en la mayoría de nosotros la siguen negando y llegué a la conclusión de que es verdad y que canalizan las pulsiones a través de las poluciones nocturnas, algunos son impotentes y otros por el contrario son verdaderamente potentes.

Sin generalizar hay muchos masturbadores que se refugian en esta practica por cuestión de timidez e inhibición y pueden llegar a ser impotentes funcionales. En cuanto a los problemas sexuales puede haber más de cien maneras de trastornos sexuales sin ser una patología severa pero puede trastornar a los hombres que a la luz y ante los ojos se ven normales, sin embargo por problemas psíquicos pueden sufrir algún trastorno sexual, en cuanto al apetito y consumación del coito.

Para graficar contaré como ejemplo un caso clínico real:

 

Un joven de 21 años, muy normal, con buena presencia, con apetito sexual dentro de lo normal, con satisfacción por no haberse masturbado nunca y de no haber tenido relaciones sexuales. Persona ideal para ser religioso, de hecho era seminarista y no fue el único seminarista que he atendido. Profundizando en la anamnesis comento que tenia sueños eróticos voluptuosos en la profundidad de su dormir y cuando despertaba tenia sensaciones desagradables porque era embriagado por sentimientos de culpa y rechazo. Por decisión propia abandonó el seminario, se enamoró  y se casó con una muchacha buena y razonable pero al momento de la desvirginización, como consecuencia de un himen resistente a cada intento de coito, no llegaron a consumarlo pasando a un vaginismo doloroso, todas las tentativas llevaron al fracaso a pesar de su pasión amorosa y de su ferviente deseo de tener hijos. Hasta donde yo sé este señor jamás pudo tener erecciones completas en estado de vigilia pero sí eyaculaciones durante el sueño, quizá por su fuerte componente represivo y religioso.

De haber continuado el tratamiento mi trabajo hubiese sido el sugerir una consulta ginecológica con respecto a suprimir el himen y el vaginismo de la chica y después neutralizar, mediante terapia conductista, las dificultades del joven paciente. 

 

A punto de partida de este ejemplo, comento que he tratado a mujeres de alto nivel social y cultural hasta casadas con maridos profesionales y sorpresivamente han contado haber pasado toda la vida de casadas sin haber consumado acto sexual alguno.

Muchas mujeres, por algún problema de esta naturaleza, como lo del himen o por sus miedos, pueden impedir la realización del acto sexual de muchos hombres. Una mujer disfuncional sexualmente hablando,  pude producir interferencias o parálisis mentales o sea impotencia psíquica en los hombres, impidiendo las sensaciones voluptuosas producto del orgasmo y hasta a veces repugnancia y rechazo al contacto con esta mujer, llevándolo a la preferencia en el hombre homosexual y como también puede suceder en viceversa y la mujer prefiera el lesbianismo.

 

Please reload

Notas Recientes

June 23, 2020

Please reload

Archivos
Please reload

Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square