El Alcohol y la Sexualidad

En los tratamientos sexológicos, en todas las edades y generos, una de las barreras que limita el progreso y evolución en los mismos, es la resistencia empedernida que tienen los pacientes a dejar de beber alcohol en sus diferentes formas, en los más jóvenes con el consumo indiscriminado de cerveza y en algunos casos, bebidas blancas como vodka, ginebra, whisky, etc; los de mediana edad y adultos van por los vinos para luego pasar también a las bebidas blancas mencionadas.

Aparte de las patologías clínicas descriptas en la nota periodística que adjunto, el alcohol provoca también trastornos de erección e impotencia en la mayoría de los casos, también es un pseudo aliviador de la eyaculación precoz y ya en la vida adulta de los 50 años de edad en adelante, acompaña los procesos Andropáusicos, potenciándolos. No sólo en el aspecto sexológico sino también psicológico y psiquiátrico, estos últimos son síntomas de insomnio, labilidad afectiva, llanto o risa fácil, agresividad cercana a la violencia física y psicológica.

Pero esto no sólo es tema de hombres porque también afecta a mujeres,formando una dupla perfecta de incompatibilidad, tanto a nivel sexual como de convivencia cotidiana, llegando a estar separados viviendo en la misma casa, generando un modelo lamentable para ellos mismos y para sus hijos.

Tomar más de tres copas de vino al día causaría cirrosis

Los especialistas advierten que ingerir esa medida durante una década aumenta el riesgo de contraer la enfermedad

Los médicos recomiendan una copa de vino, pero no excederse.

Tomar más de tres copas de vino por día durante una década puede generar cirrosis, advirtieron ayer especialistas con motivo del Simposio Internacional de Enfermedad Hepática Alcohólica, que se realizará el jueves y viernes próximos en la ciudad de Buenos Aires.

"No es necesario ingerir cantidades exorbitantes de alcohol para que progresivamente vaya produciéndose daño en el organismo", afirmó a Télam Beatriz Ameigeiras, presidenta de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (Aaeeh).

PUBLICIDAD

Amegeiras graficó que quienes consumen en forma sostenida durante una década unos 60 gramos diarios de alcohol -es decir unas cinco copas, ya que una botella de vino contiene entre 80 y 90 gramos- pueden desarrollar cirrosis.

La Aaeeh alertó además que el consumo excesivo de alcohol puede contribuir al desarrollo de más de 60 enfermedades, incluyendo condiciones que afectan principalmente al hígado y a los sistemas nervioso central y cardiovascular.

Asimismo, abusar de las bebidas alcohólicas incrementa el riesgo de enfermedades psiquiátricas, disfunción sexual y cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama.

"El exceso de alcohol representa la tercera causa de muerte prematura y discapacidad a nivel mundial" y es además "un factor influyente en accidentes de tránsito, violencia doméstica y suicidio. Decidimos poner el foco en este problema porque muchas veces la comunidad ignora lo que puede desencadenar", dijo por su parte Raúl Adrover, miembro de la comisión directiva de la Aaeeh.

La Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) realizó recientemente un relevamiento entre casi 21 mil personas de entre 12 y 65 años, en el que comparó resultados de 2010 y 2017 y verificó un aumento "significativo" en el consumo de alcohol en ambos géneros. "Sobre la base de esos resultados se estimó que en el último año surgieron unos 2.299.598 nuevos consumidores de alcohol, de los cuales 319.994 son preadolescentes y adolescentes", detalló Adrover. Además, señaló, "uno de cada tres niños y adolescentes (34 por ciento) bebió alcohol alguna vez y uno de cada dos lo hizo de manera abusiva, lo que nos permite tomar nota de la dimensión de la problemática". Sobre la incidencia para la salud de consumir tres o más copas diarias, Ameigeiras indicó que "las cantidades varían de paciente a paciente" y que "los factores genéticos y ambientales tienen una injerencia importante a la hora de desarrollar enfermedades". "Por eso es recomendable realizarse chequeos periódicos para conocer el estado del hígado, ya que la enfermedad hepática alcohólica por lo general presenta síntomas cuando ya está muy avanzada", enfatizó. Y Adrover coincidió: "Es frecuente que las personas realicen una primera consulta con el especialista cuando su enfermedad ya está avanzada y llegó al estadio de cirrosis, lo que puede implicar complicaciones como hemorragia digestiva causada por várices esofágicas, líquido en el abdomen, encefalopatía hepática o cáncer de hígado".

Notas Recientes
Archivos
Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now