"La sobrevaloración de la juventud hace que no nos demos permiso para envejecer"

Comparto con ustedes lo expresado por la Licenciada Belen Pacheco. Desde el punto de vista psicológico y sexologico, la gente mayor sobre valora y añora lo vivido en la juventud sobre el plano sexual y cuando en una anamnesis se profundiza el tema, nos damos cuenta que desde esa edad ha habido fallas, a veces por características psicológicas, como timidez, fracasos sexuales reiterados en la iniciación, generalmente relacionado con la Eyaculacion Precoz en hombres y Anorgasmia en mujeres. Los hombres engañados por la potencia que le da el factor hormonal, que por lo general en la juventud tiene alto nivel, pero hay excepciones ya que por estados depresivos de importancia estos niveles hormonales bajan. Si hay una revisión adecuada del tema y un reordenamiento de los factores emocionales de la interrelacion de la pareja, un uso racional de farmacos que apoye la parte erectiva y otro que alivie la ansiedad y la inseguridad ante el fracaso, mas un aporte hormonal que incentive el deseo y la atracion, siempre refiriendome tanto a hombres con falta de eyaculacion como a mujeres anorgásmicas, podrían solucionarse muchos problemas.

Aparte de mi aporte, estoy en un todo de acuerdo con la siguiente nota que comparto con ustedes.

Belén Pacheco, especialista en gerontología y terapia sistémica

"La sobrevaloración de la juventud hace que no nos demos permiso para envejecer"

El envejecimiento es inexorable y hay marcas tanto biológicas como sociales de la vejez. Pero a la vez existen señales que evidencian un retraso o aceleramiento de ese proceso. En su columna semanal de "Mejor de Mañana", la especialista aclara que la medicina antiage no existe, que no se puede no envejecer y que hay que visibilizar que en algún momento vamos a llegar a viejos.

"La edad es un dilema, sí, e incluso una pregunta trágica para algunos", explica la licenciada Belén Pacheco, gerontóloga y terapeuta sistémica. La profesional aclara que no es lo mismo envejecimiento que enfermedad ni envejecimiento que vejez. Hay marcas biológicas y sociales de la vejez que actúan como receptores temporales. Ahora, cómo se presenta la cuestión de la edad, cuál es nuestra verdadera edad y cuántas edades podemos tener fueron algunos de los aspectos abordados por la especialista en la columna semanal que tiene en el programa "Mejor de Mañana", que se emite por 98POP de EL POPULAR Medios y conduce la periodista Claudia Bilbao. La edad va a depender de la forma de ser, actuar y vivir y es la resultante de varias edades. "La edad cronológica depende directamente de nuestra partida de nacimiento mientras que la edad biológica es la que tiene nuestro organismo pero también está la edad psicológica, que es la visión interna que cada persona tiene de si misma, relacionada a proyectos y posibilidades de realizarlo. Y finalmente está la edad social, que surge de lo que los demás piensan de nosotros, es la que más condiciona, es la edad impuesta", explica Belén Pacheco. En realidad, a nivel social "siempre nos referimos a la edad cronológica y el sistema previsional está pactado por edad cronológica, sin tener en cuenta otros aspectos", plantea. Ahora, si se analiza el paso del tiempo desde la mirada psicológica, "quienes envejecen son los que pierden curiosidad o capacidad de asombro, que no tiene que ver con la cronología. Son los que se resisten al cambio, que no hacen fluctuaciones para adaptarse, se encierran o aíslan y está condicionado más desde la psicología para determinar la edad", analiza. Detectar las señales ¿Qué factores aceleran el ritmo que nos lleva al envejecimiento? "El envejecimiento es inexorable, es irreversible. Nos van indicando un camino y hay señales. Hay personas que transitan la vida con demasiadas inseguridades, eso lleva a poner corazas y no ven las señales", explica la licenciada Pacheco. Por el contrario, "hay personas muy seguras, que no aceptan los replanteos o el camino de la autoindagación y no se dan cuenta de que los años van pasando. Hay factores que pueden retrasar o enlentecer el envejecimiento, la satisfacción con la vida, los moderadores naturales de situaciones de estrés, los vínculos, la actividad física y la felicidad. O factores que pueden acelerar el envejecimiento como el estrés, el colesterol, los problemas físicos, el sedentarismo, los niveles altos de azúcar en sangre, los condicionamientos biológicos que condicionan el proceso de envejecimiento", diferencia la especialista. Lo antiage no existe ¿Existe el rejuvenecimiento? Según la profesional no existe y lo que sí se puede hacer es retomar la edad biológica si algún factor hubiese acelerado el envejecimiento. "En nuestros tiempos existe una sobrevaloración de la belleza y la juventud, lo que hace que no nos demos permiso para envejecer. Es mucho más fácil actuar sobre lo superficial que fomentar el cuidado interior y de aquí se desprende el boom de las cirugías estéticas". En la misma línea, Belén Pacheco asegura que "la famosa medicina antiage no existe. No se puede no envejecer. Uno puedo ser ir reforzando el autocuidado, cuidar su propia salud y ser responsable pero no hay algo hoy que anule el envejecimiento. Sí se pueden adoptar comportamientos o hábitos saludables que puedan devolvernos la edad biológica si hubieran existido factores que hubieran acelerado. Actuaremos de manera responsable en prevención para revertirlo desde temprana edad. No existe la medicina antiage, no se puede no tener más años". Para Pacheco, llega mejor parado a la vejez "quien logra soportar la incertidumbre de vivir, que no es poca cosa, y no se defraude en el camino a si mismo. Quien niega el paso irreversible del tiempo con una estética hay algo oculto y merece ser analizado. Negar el paso del tiempo, no soportar los años vividos y pensar que siempre el pasado fue mejor y que en el futuro no me espera nada bueno, quiere decir que el presente está agobiado, abatido. Eso merece un replanteo, una reflexión y producir el cambio". La medicina anti-edad no existe. "Si cuidas de cada momento, cuidaras de todo el tiempo", dice un proverbio chino y "las exigencias de la vida cotidiana hacen que nuestro organismo sufra una serie de desgastes biológicos que traen aparejados estados de decaimiento y cuando esta condición se prolonga a lo largo del tiempo comienza amenazar la salud y sera la puerta de entrada para múltiples patologías".

Notas Recientes
Archivos
Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now