El Alcohol también afecta a la Sexualidad

Como médico, al leer esta nota que adjunto, opino que un sorbo de alcohol a los pocos instantes provoca cambios, tanto en el aspecto físico como en el psicológico. Esto, llevado a la Sexualidad, cuando ya hay problemas, afecta aun mas el funcionamiento sexual y es muy difícil que los pacientes lo comprendan y me han dicho "pero cómo no voy a poder tomar, si tengo asado con mis amigos?!" por ejemplo. Por lo que toman alcohol bajo tratamiento y esto inhibe el efecto de la medicación. Se necesita un trabajo muy profundo para que tomen conciencia.

Edición Anterior: 22 de Noviembre de 2019

EDICIÓN IMPRESA // LA CIUDAD

La jueza de Faltas, María Celia Alem, asegura que "paradójicamente, los adolescentes apelan más al ´conductor designado´"

El alcohol al volante tiene doble penalidad: multa "e, indefectiblemente, inhabilitación"

La titular del Juzgado de Faltas puntualizó que con el endurecimiento de la Ley de Tránsito, las sanciones son dobles: por un lado la económica, a través de la multa, y por otro, un período de inhabilitación para conducir que puede ir de 6 a 18 meses, según los niveles de alcoholemia.

Los casos de alcoholemia positiva aumentan y ese crecimiento se traduce en que "en el Juzgado de Faltas recepcionamos una gran cantidad de actas de infracción por alcoholemia", asumió ayer la titular del Juzgado de Faltas Municipal, Dra. María Celia Alem. Todo, "porque los controles se han acentuado hace mucho tiempo, ya desde el inicio de la gestión del actual intendente Ezequiel Galli, debido a que, sobre todo alcoholemia, es una falta grave detallada en la Ley de Tránsito y resulta de suma importancia intervenir sobre ello". Tanto como para que esa legislación se haya endurecido al punto de incorporar obligatoriamente la inhabilitación como parte de la sanción, junto con la multa monetaria. Si bien hace algunas décadas la temática no estaba socialmente instalada, y no era tan usual esto de "medirse" como para no conducir habiendo ingerido alcohol, la legislación siempre contempló esa figura y tal vez lo que creció ahora fueron "los controles exhaustivos". "Entonces -analizó la Dra. Alem- resulta muy importante el poder entender por qué no se puede conducir habiendo bebido alcohol. Y habiendo bebido alcohol no significa necesariamente estar ebrio. El solo hecho de haber ingerido alcohol produce cambios en el organismo: altera los sentidos de percepción; disminuye la capacidad de atención; y alarga los tiempos de reacción. Con un sorbo, uno va manejando y piensa que lo hace atento, pero en realidad, esa capacidad de atención, de respuesta y de reacción está disminuida. De allí en que se haga tanto hincapié en controlar este tipo de infracción". La última reforma en la Ley de Tránsito profundizó las sanciones. "Previamente, la sanción para la alcoholemia era una multa y luego, de manera discrecional para el juez de Faltas, quedaba la opción de inhabilitar al conductor. Era el juez el que decidió si también lo inhabilitaba o no. Ahora, en cambio, "esta sanción ya no queda a discrecionalidad del juez, sino que se aplica indefectiblemenbte junto con la multa. Vale decir, que a una persona que, en control, le da resultado positivo, a la hora de dictar sentencia, le va a corresponder una multa y también una inhabilitación indefectiblemente", explicó la profesional. Reincidencia y después... Hay que aclarar que el control de alcoholemia o test de alcoholemia mide la concentración de alcohol en sangre. Se obtiene por medio de un porcentaje de la masa, la masa por el volumen o una combinación. Por ejemplo, un nivel de 0,3 de alcohol en sangre significa 0,3 g de alcohol por cada litro de sangre. Ahora bien, el mínimo permitido por la Ley de Tránsito para quien está a cargo del volante en un vehículo particular es de 0,50 g/l y cuando el nivel detectado se ubica entre los 0,50 y los 0,99 g/l, además además de una multa que como mínimo se fija en 26 mil pesos, una inhabilitación de seis meses para conducir. Si los niveles van de 1 a 1,50 g/l, la prohibición de conducir asciende a los 12 meses y en el caso de que sea superior a 1.50 g/l, se traducirá en 18 meses de inhabilitación. Para el caso de las motocicletas, el límite legal de alcohol en la sangre es de 0,2 g/l y entre quienes cuentan con carnet profesional, al momento de ejercer esa profesión (y no actuando de modo personal), la tolerancia es cero. "Muchas veces, se acercan al Juzgado y nos explican que salieron a cenar y bebieron, sin pensar que les iba a dar positivo, que necesitan la licencia porque trabajan con ella, porque el vehículo es una herramienta de trabajo. Pero no tenemos posibilidades de cambiar esa realidad, porque la ley es muy estricta en esto y, repito, la sanción implica inhabilitación" sí o sí. "Las sanciones son cada vez más rigurosas precisamente por la gravedad de la falta, para crear conciencia de que es una falta muy grave, del riesgo que esto supone para sí y para terceros. Es importante instalar el hábito, por ejemplo, de tener un conductor designado (en un grupo), porque claramente no está mal tomar una copa de alcohol, y celebrar lo que uno quiera celebrar. Lo que sí está mal es conducir después de haber bebido", delimitó. Y aclaró que "paradójicamente, entre los adolescentes se ha instalado más esta metodología: o tienen un conductor designado, o toman un remise o taxi para regresar". ¿Qué sucede con los reincidentes? Con esas situaciones, las sanciones se acrecientan: en el caso de la multa, aumenta un cuarto con la primera reincidencia; un medio con la segunda y tres cuartos con la tercera, mientras que la inhabilitación suma 9 meses, 12 y 18 meses, respectivamente. Un detalle diferente es que, si un conductor inhabilitado es infraccionado nuevamente durante ese período de pena, además de aplicársele la sanción estipulada, se da intervención a la justicia penal, "porque consideramos que puede existir la posible comisión de un delito, ya que se violó un fallo judicial". ¿Cual es la actitud de quienes resultaron infracciones y deben presentarse en el Juzgado de Faltas? "Normalmente la gente reconoce voluntariamente la falta, porque eso le supone la reducción de un 50% de la multa. Y en realidad, nadie puede desconocerlo: los alcoholímetros que utiliza el personal de Control Urbano son los homologados, aquellos que emiten un ticket escrito. Pero en realidad, lo que realmente les causa un perjuicio, más allá de la multa, es la inhabilitación, porque eso termina afectando lo cotidiano", finalizó la Dra. Alem

Notas Recientes
Archivos
Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now