Caso de Fibromialgia

Hola, me llamo Iván González, tengo 30 años y hace 2 años me diagnosticaron Fibromialgia. Leí eltestimonio de Lorena y  quiero contarles también mi historia, ya que fui uno de los primeros pacientes que atendió el Dr. Fanesi, diagnosticados con Fibromialgia.

 

Hice muchos tratamientos y tome muchas clases de medicamentos para frenar el dolor, fui con varios doctores que me atendieron, alrededor de 10, entre ellos, clínicos, reumatólogos, neurólogos, traumatólogos, kinesiólogos,  pero el dolor seguía.

 

 No disfrutaba de nada, días en que no podía levantarme para ir a trabajar y si me esforzaba era peor.

​Después de unas semanas de comenzar el tratamiento, sentí una mejoría notable, dormía bien, los dolores ya no estaban, recupere mi potencia sexual, lo que me animó a acercarme a las chicas otra vez; pude trabajar en lo que me gusta, ya que utilizo las manos y antes me dolían tanto que no podía ni agarrar las tijeras, soy Estilista Barber Hairstyle y gracias al Dr. Fanesi recuperé mi vida, la que tantas veces me dijeron que no iba a poder tener, porque la "Fibromialgia y su dolor" es para toda la vida y NO ES ASÍ!

 No podía tener relaciones sexuales ya que el dolor me generó impotencia y pensaba... " unos años, solo, no le hace mal a nadie"... pero esto pasaba a mayores, por que no podía y no sentía ganas de estar con una mujer y para no pasar vergüenza o quedar mal, ni me acercaba.

 

Seguí yendo a doctores que me seguían medicando, pero no encontraban nada que aliviara mis dolores. Hasta que tuve una charla con el neurólogo y me dijo que vaya a ver un psiquiatra y fue cuando llegué al consultorio del Dr. Daniel Fanesi , ahí supe que también era Sexólogo!!

 

 Yo no recuerdo bien en que estado estaba cuando llegué, pero el doctor y su secretaria no se lo olvidan mas, porque me cuentan que entraba y me sentaba en la sala de espera todo acurrucado y dolorido, me costaba un montón subir las escaleras, porque el consultorio esta en un primer piso y entraba agitado y con dolor en las piernas. En una de mis visitas la secretaria al saludarme toco mi hombro y sentí dolor como si hubiese recibido un golpe, en otra oportunidad fui con dolor de muelas y la siguiente entrevista con dolor de oídos. Todos los achaques y ni llegaba a los 30 años!

 

Ivan Gonzalez